Hábitos del sueño

Son muchos los padres que quieren saber las horas de sueño recomendables para bebes, niños pequeños, en edad escolar y adolescentes, las necesidades del sueño varían de una persona a otra, existen pautas basadas en la ciencia para determinar si un niño duermen bien para desarrollarse, aprender y jugar.

Existen organizaciones que indican diferentes pautas a seguir del tiempo que los niños requieren para dormir en las diferentes etapas de desarrollo, estas cifras reflejan el total de horas de sueño en un periodo de 24 horas.

Si su hijo o hija toma siestas, se debe tomar en cuenta este tiempo cuando sume las horas típicas que duerme.

Los padres que trabajan como los cerrajeros o que son de hogares parenterales solo duermen entre 5 y 6 horas, y hasta menos en las noches, por ese motivo muchos padres creen que sus niños pueden funcionar con menos horas de sueño de lo que necesitan.

Todos los niños prosperan si tienen una rutina nocturna habitual, el privarse del sueño con regularidad trae problemas difíciles de comportamiento, problemas de salud, irritabilidad, hipertensión, dificultad de concentración, obesidad, depresión, dolor de cabeza, entre otros.

Los niños que descansan bien tienen sistema inmunitario sano, mejor rendimiento académico, memoria, salud mental y comportamiento.

Buenos hábitos del sueño

Dormir lo suficiente es una prioridad: Los padres deben dar el buen ejemplo a los hijos, ya que el sueño afecta su estado general y la salud de sus hijos. El permanecer despierto en la noche con un adolescente para corregir sus tareas o pasar toda la noche la vela trabajando no le está dando el ejemplo.

Les debe mostrar a sus hijos que el sueño, el comer bien y hacer ejercicio con regularidad, es parte de un estilo de vida sano.

Mantenga una rutina diaria: Debe existir una hora para despertarse, para las comida, para la siesta, para jugar esto lo ayudara a sentirse seguro, confortable y a la hora de dormir todo será fácil.

Para los niños pequeños, se debe aplicar una rutina como cepillarse, libro y cama, que esta se puede aplicar en cualquier lugar y esto ayudara a que el niño se duerma donde se encuentre.

Estar activo durante el día: Es necesario que los niños tengan una variedad de actividades diarias, como actividad física y al aire libre.

Supervisar el tiempo frente a una pantalla: Expertos indican no tener televisores, teléfonos, computadoras y tabletas en la habitación de los niños, en especial en la noche, para prevenir interrupciones de sueño, se debe apagar las pantallas por lo menos una hora antes de dormir.

Establecer un entorno para el sueño seguro: Es necesario bajar la intensidad de las luces antes de ir a dormir y controle la temperatura en el hogar, no llenar la cama del niño con juguetes, puede tener una muñeca o un peluche favorito, una frazada. 

Los adolescentes necesitan más horas para dormir, no menos: Al inicio de la pubertad el ciclo del sueño comienza a cambiar hasta dos horas más tarde, la mayoría de las escuelas secundarias requieren que los estudiantes inicien clases más temprano.

Es necesario que los padres y juntas escolares de las localidades colaboren para implementar una hora, para el inicio de las clases que le permita a los niños y adolescentes dormir las horas que necesitan para su salud.

Es importante que los padres estén atentos a diversas situaciones que causan los malos hábitos del sueño, para corregirlas a tiempo.

error: Content is protected !!